.

¿QUIÉN SERÁ EL ANTICRISTO?

COMPARTE»»
Por: Freddy W. Cervantes, siervo de JESUCRISTO, a quien pertenecen la gloria y el imperio por los siglos de los siglos. Amén.


 "Si alguno habla, hable conforme a las palabras de Dios..." (1P. 4:11).
 

Introducción

¿Quién será el anticristo? ¿Cuál será su identidad? Esta parece ser una de las interrogantes que últimamente ha despertado el interés de un gran número de personas, especialmente en las redes sociales y en los diferentes blogs que existan actualmente y algunos, que creen tener respuesta para todo, haciendo conjeturas y suposiciones sin base y fundamento bíblico han señalado a este o aquel como el posible anticristo que la Biblia predice que habría de manifestarse en el tiempo del fin.

Esto no es algo nuevo, desde siempre o en lo que va de la historia muchos personajes ya sean estos políticos, militares, religiosos, intelectuales, ateos en fin... han sido vistos de la misma forma. Y esto se debe a una que otra particularidad vista en los antes mencionados que de alguna forma ha tenido conexión con este personaje infernal que la Biblia llama el anticristo.

De ahí que no resulta extraño ver cómo algunos hoy en un esfuerzo inútil por demostrar la identidad del anticristo vinculen un personaje con el otro.

En cuanto a quién será el anticristo la Biblia no especula al respecto, pero si nos muestra con lujo de detalles todo lo referente a este personaje maligno que muy pronto habrá de manifestarse.
 
I. ¿Qué nos dice la Biblia?

Siguiendo el orden cronológico de los eventos previos a la manifestación del anticristo la Biblia dice que habrá de suceder lo siguiente:

1) El arrebatamiento de la iglesia, la primera fase de la venida del Señor, aquel tiempo en que Jesucristo vendrá por sus santos a llevarsélos a la morada celestial y así librarlos de los horrores del día del Señor o  del período de la tribulación ( 2Ts. 2:1).

2) La apostasía venidera, abandono masivo de la fe cristiana a escala mundial (v. 3).

3) La manifestación del anticristo que es la encarnación misma de la maldad y de la rebelión (v. 3). Después que el arrebatamiento de la iglesia haya ocurrido el anticristo se manifestará, es decir, dará a conocer públicamente al mundo entero al que llevará a un período verdaderamente horroso.

En cuanto a su naturaleza.- Será un hombre (Ez. 28:2,9; 2Ts. 2:3). No es algo impersonal ni cosa semejante.


El tiempo de su manifestación.- Aparecerá cuando el día del Señor haya comenzado (2Ts. 2:2).

Su nacionalidad.- Varias han sido las interpretaciones. Pero tomando en cuenta que pasajes como (Ap. 13:1) nos dice que el anticristo será gentil, dado que el mar representa a las naciones gentiles (17:15). Y en (Dn. 8:8-9) es un cuerno pequeño que sale de entre los cuatros cuernos que corresponden a grecia, indicándonos que será griego. Y en (Dn. 9:26) es un príncipe romano que viene del pueblo, o sea, el imperio romano que históricamente se sabe destruyó a Jerusalén en el 70 d. C. Y en (Dn. 11:36) es un judío apostata que no hace caso del Dios de sus padres, el Dios de los judíos. Es muy probable que el anticristo tenga una mezcla de origen griego-romano-judío, lo que le califica técnicamente para ser la encarnación de todos los hombres inicuos de la historia profana que nos han precedido.


Sus características personales .- Será un líder político, la cabeza de la forma final del imperio gentil mundial compuesto por diez reyes o reinos de los cuales tres derribará (Dn. 7:24; Ap. 13:1; 17:12). Será muy elocuente en sus discursos (Dn. 11:36), también un astuto estratega militar (Ap. 6:2; 13:2). Será cruel y despiadado (Ap. 13:10). Será un hombre de rostro altanero y entendido en enigmas y misterios (Dn. 8:23c-d). Será un hombre, más no un hombre cualquiera. Este hombre sin ley, revestido de poderes sobrenaturales ascenderá de las mismas profundidades del infierno, será la herramienta, el súper hombre, la obra maestra, la última carta que Satanás se jugará en su lucha contra Dios (Dn. 8:24a; 2Ts. 2:9; Ap. 13:2).


Sus actividades .- Hará un pacto de siete años con Israel, presentándose a sí mismo como el gran pacificador (Dn. 8:25; 9:27a). Pero a la mitad de ese período dicho pacto será quebrantado ( Cap. 8: 25c; Cap. 9:27b). Exigirá adoración engrandeciéndose sobre todo dios y demandando ser él el objeto de toda adoración (Dn. 11:31; Mt. 24:15; 2Ts. 2:4 ). Perseguirá a los santos y a muchos quebrantará (Dn. 7:25b; Ap. 13:7). Matará a los dos testigos (Ap. 11:7-10). Destruirá a la babilonia religiosa conocida como la iglesia ecuménica (Cap. 17: 16). Hablará palabras blasfemas contra el Altísimo (Dn. 7:25a; Ap. 13:5). Pensará en cambiar los tiempos y la ley (Dn. 7:25c). Hará su propia voluntad (Dn. 11:36a). Será promovido por el falso profeta que hará que los hombres adoren al anticristo y a su imagen (Ap. 13:12, 15). Tendrá control total del comercio mundial (Dn. 11:43; Ap. 13:716-17). Continuará en el poder durante siete años (Dn. 9:27) aunque su actividad satánica está confinada a la última mitad del período de la tribulación (Dn. 7:25d; Ap. 13:5b). Convencerá a los hombres para hacer guerra contra Cristo y sus ejércitos celestiales en la gran batalla profética de Armagedón (Ap. 17:14; 19:19). Batalla donde finalmente será apresado junto al falso profeta para ser lanzados vivos al lago de fuego ardiendo en azufre (Dn. 7:22,26; Ap. 19:20). Este juicio tiene lugar a la segunda venida de Cristo al final de la tribulación (Dn. 7:22; 2Ts. 2:8). 

Respecto a quién será el anticristo no existe cálculo matemático ni método de interpretación escatológico ni forma alguna de saberlo y como se ha dicho anteriormente no podemos señalar a cualquier persona como el anticristo, la Biblia es lo bastantemente clara y concreta “… y se manifieste el hombre de pecado {El anticristo}…” (2Ts. 2:3). Aquí no está refiriéndose a la manifestación de Bill Gates, Barack Obama, el Papa Francisco ni al príncipe Felipe de Borbón y Grecia ni a ningún otro personaje famoso sino más bien a la manifestación de un hombre que eventualmente será el anticristo cuya identidad es totalmente desconocida. No hay porque irse más allá de lo que está escrito (1Co. 4:6). Es más el anticristo no hará su primera aparición pública hasta que el que impide (El Espíritu Santo como morador permanente en la iglesia y en cada creyente individualmente) sea quitado de en medio “…entonces se manifestará aquel inicuo…” (Cap. 2:6-8). A partir de este hecho, la Biblia no permite señalar a nadie como el anticristo simplemente se limitan a revelarnos todo en cuanto a su origen, naturaleza, carácter, obra, poder y destino se refiere. Eso es todo lo que la Biblia tiene que decirnos y todo lo que los creyentes necesitamos saber al respecto. 

A decir verdad la identidad del anticristo sigue siendo un misterio y enigma que solo podrán descifrarlo aquellas personas que desgraciadamente queden aquí en la tierra, para sufrir el período más horrendo de la historia, la gran tribulación. Ellas verán cara a cara el rostro altanero e inmisericorde del último dictador mundial, el anticristo ya que entonces habrá llegado la hora de su manifestación.

Conclusión

En asuntos bíblicos sobre todo aquellos que tienen que ver con la profecía debemos tener mucho cuidado de no ir más allá de lo que está escrito haciendo suposiciones sobre cosas que no conocemos con certeza y que no tienen asidero bíblico; hacer lo contrario aparte de ser antiescritural es solo pura especulación que al fin y al cabo redundará en pérdida de credibilidad al comprobarse errores en la difusión de información o incongruencias en la difusión de opiniones o interpretaciones.
Para Comentar Elige el Sistema de Comentario de tu Agrado:
comentarios google
comentarios blogger
comentarios facebook

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada